¿Por que hay que innovar en América Latina ?
Los países de América Latina están quedándose en la periferia de la Cuarta Revolución Industrial que actualmente transforma la matriz económica y las formas de consumir y producir de las sociedades del mundo
La innovación cumple un rol decisivo en las economias de los paises. La innovación se alza como la punta del arco del desarrollo. Detrás de todos los déficits de la región se encuentra la inexistencia de una apuesta decidida por la innovación desde las políticas públicas y por parte del empresariado. Las administraciones públicas, son mal financiadas, sin recursos y con islas de excelencia pero en medio de desiertos de ineficacia no incita a la innovacion.

En América Latina y Caribe, tanto el capital físico como el capital humano presentan rendimientos decrecientes. Por el contrario, la inversión en capital tecnológico e innovación, no presenta rendimientos decrecientes, Sin embargo, uno de los grandes déficits regionales se encuentra en la apuesta por la innovación, y ésta se encuentra vinculada a la inversión en I+D donde la región se encuentra también muy retrasada.
La investigación y el desarrollo permite a las empresas ser más eficientes, más productivas, generar cada vez mejores productos y con mayor valor añadido. La edición de 2019 del Índice Mundial de Innovación señala que la innovación es una de las grandes asignaturas pendientes latinoamericanas.

El informe de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) mide 129 Estados y toma en cuenta las inversiones en investigación y desarrollo, las solicitudes internacionales de patentes y registro de marcas, la creación de aplicaciones para teléfonos móviles y las exportaciones de alta tecnología, entre otras variables. El Índice de América Latina y el Caribe, las economías latinoamericanas no se encuentran entre las mejor posicionadas y las que destacan, ocupan tan solo el centro de la clasificación: Chile, en el lugar 51; Costa Rica, se encuentra en el 55, y México en el 56.
Según el Banco Mundial, la inversión en innovación está por debajo del 1% del PIB en la mayoría de los países de la región: solo lo supera Brasil (1,2%) y el resto apenas ronda el medio punto como ocurre con México (0,49 %), Argentina, (0,53 %) o Ecuador (0,44%). En lo más elevado de la lista no se encuentra ningún país latinoamericano. Además de escasa, la inversión en I+D en Latinoamérica se encuentra muy concentrada.
El estado de la ciencia, publicado por la Red de Indicadores de Ciencia y Tecnología (Ricyt), con apoyo de Unesco, analizó la inversión del sector entre 2007 y 2016. Brasil, México y Argentina suponen casi el 90% de la investigación latinoamericana.
La volatilidad internacional actual en 2020 explica el actual bajo crecimiento latinoamericano. Pero también lo explica por la escasez de reformas estructurales que es la parte en que los países de la región podrían mejorar su rendimiento.
Los principales centros de análisis coinciden en que América Latina va hacia a un periodo de bajo crecimiento. En sus previsiones para 2019, el Fondo Monetario Internacional recorto la tasa de crecimiento económico para la región, pasando de 1,4% al 0,6%. Y la CEPAL lo ha bajado del 1,3% al 0,5%.
América Latina se ve dificultada por una estructura económica que no se basa en sectores tecnológicamente avanzados, sino en una competitividad basada en costes menores. Con una productividad laboral decreciente y la estructura productiva general tampoco favorece la innovación o la intensidad tecnológica.
En 2019, América Latina continúo mostrando un desempeño muy bajo en competitividad. El índice elaborado por el Instituto para el Desarrollo Gerencial muestra que la mayoría de los países de la región viene perdiendo posiciones o mejorando muy levemente en ese terreno en los últimos años. La innovación es una asignatura pendiente que en América Latina suspenden tanto las administraciones públicas como el sector privado. Los empresarios no están a la altura porque fallan los poderes públicos.

En la actual coyuntura, la realidad es que la inversión del sector público está lejos de cubrir todas las necesidades y la del sector privado es insuficiente. Desde 2007, el aporte empresarial latinoamericano ha descendido del 43% al 35%. Y los malos sistemas fiscales regionales no facilitan la innovacion.
Como ocurre en el ámbito de las infraestructuras, en la I+D la apuesta de futuro pasa por diseñar alianzas público-privadas donde la inversión provenga de ambos ámbitos. La responsabilidad es compartida y no puede soportarlo en solitario ni el Estado ni las empresas. El papel principal de las administraciones públicas consiste en crear un entorno propicio para la inversión en innovación. Los gobiernos deben involucrarse en el desarrollo y la protección de patentes, fomentar la innovación con programas de protección a la propiedad intelectual, así como fortalecer el comercio electrónico y el Internet de las cosas. Sin un entorno seguro los empresarios no apostaran por la innovación.
Las empresas deben destinar más fondos a I+D sin esperar que lo hagan las multinacionales extranjeras o el Estado. Con el fin de tener un crecimiento más sólido y que no dependa tanto del ciclo económico, las compañías, en las fases de expansión, deben invertir también I+D aunque los resultados no se vean en el corto plazo. Es necesaria una nueva cultura empresarial para ser conscientes que la inversión en I+D las hace más competitivas, más eficientes y, aunque tengan menores ingresos a corto plazo, a la largo plazo no se veran en la obligacion de realizar grandes reestructuraciones.

La innovación y el conocimiento se alzan como herramientas de primer plano para combatir la pobreza y alcanzar un desarrollo sostenible y las políticas de innovación en un eje central de las estrategias de desarrollo para responder a los desafíos económicos y sociales. En la innovación, América Latina y el Caribe, tiene una herramienta para enfrentarse a la pobreza, la desigualdad y la baja productividad, basado en el desarrollo sostenible y el cambio del modelo productivo para formar sociedades del conocimiento que respondan a los desafíos de la Cuarta Revolución Industrial. Las empresas deben comenzar a generalizar un cambio cultural en el que la inversión en I+D+I sea vista como una estrategia estratégica: una apuesta de futuro.

Los países más innovadores de América Latina


En América Latina hay interesantes emprendimientos en los campos del fintech, healthcare, videojuegos, economía colaborativa e Internet de las cosas. Brasil, junto con Argentina, Chile y México están comenzando a adoptar el IoT (Internet de las cosas). Se han desarrollado en espacios tradicionalmente poco explorados en América Latina la biotecnología, medicina digital, energías renovables, seguridad del software, tecnología espacial, fintech y agtech.
El país que encabeza el ranking de las “tecnolatinas” es Brasil (con un 48%), seguido por Argentina (19%), México (14%), Chile (8%) y Colombia (7%) Colombia ocupó por su parte el sexto lugar en Latinoamérica y el puesto 67 a nivel global. Sin embargo, este podría convertirse en el motor regional de la innovación. En noviembre 2018, la ciudad de Medellín fue designada sede para el primer Centro para la Cuarta Revolución Industrial de América Latina.


La economía Naranja


Colombia
Es el conjunto de actividades que de manera encadenada permiten que las ideas se transformen en bienes y servicios culturales, cuyo valor está determinado por su contenido de propiedad intelectual. El universo naranja está compuesto por: i) la Economía Cultural y las Industrias Creativas, en cuya intersección se encuentran las Industrias Culturales Convencionales; y ii) las áreas de soporte para la creatividad.
Se conoce como naranja, porque este color se asocia con la cultura, la creatividad y la identidad. La economía naranja implica convertir el talento en dinero a través de proyectos que conviertan las ideas en acciones productivas, fomentando la creatividad, las habilidades y el ingenio de los emprendedores.
En Colombia, esta economía aportaron un 3,2% del total de las finanzas nacionales. Esta información fue publicada por el DANE, la cual sacó los resultados actualizados de la Cuenta Satélite de Cultura y Economía Naranja (CSCEN). Una de las principales conclusiones es que todas las actividades culturales y creativas que están sujetas al derecho de autor forman parte de la Economía Naranja en el país
Las instituciones del Consejo Nacional de Economía Naranja podrán determinar una ruta priorizada que permita el mejoramiento de las actividades culturales y creativas en Colombia, impulsando así este nuevo modelo de economía que permite que cada persona transforme su talento y habilidades especiales en riqueza. La Presidencia de la República informó a la ciudadanía que fue expedido el Decreto Naranja No. 1669 del 12 de septiembre de 2019, para lo cual, los interesados en obtener la exención de renta por 7 años para las empresas de Economía Naranja, podrán conocer los requisitos y radicar su proyecto para recibir ese beneficio, por medio del portal.
www.economianaranja.gov.co.
Colombia es :
• la tercera economía más importante de Latinoamérica. La minería, el turismo, la energía y la infraestructura,
• una de las economías emergentes más atractivas para la inversión extranjera
• la segunda economía en el mundo con mayor crecimiento y la primera en América Latina.
• el gasto público es uno de los mejores administrados en el continente. La inversión en salud y educación ha reposicionado a Colombia hasta en 15 puestos del ranking regional.
• Las obras de infraestructura en Colombia forman parte de las 100 más importantes de América Latina.
Colombia fue el sexto país más innovador en América Latina según ranking internacional en 2019 entre los 19 países de la región en términos de innovación, en 2018 invirtió alrededor de 0,22% de su Producto Interno Bruto en investigación y desarrollo y Medellín invirtió 0,84%. En América Latina, el que más invierte es Brasil, pero Medellín como ciudad es comparable con países desarrollados.
En el listado global, el país ocupó la posición 67, entre 129 economías, lo cual significó una caída de cuatro ubicaciones frente al rendimiento mostrado para la anterior entrega del índice, en la que Colombia alcanzó el puesto 63. Los puntos en los que el país se vio superado por más economías del mundo fueron los relacionados con creatividad y capital humano e investigación,
Colombia fue el primer país latinoamericano y el séptimo entre 24 naciones, que más aumentó en conocimiento cívico. En el Estudio Internacional de Educación Cívica y Ciudadana (ICCS), aplicado por la Asociación Internacional para la Evaluación del Logro Educativo (IEA) en noviembre de 2015. En Conocimiento Cívico Colombia paso del puesto 462 a 482, igualando a Chile y se ubica por encima de México (467), Perú (438), y República Dominicana (381). El Estudio mostró que, los países con más alto desempeño son Dinamarca (586), China Taipéi (581), Suecia (579), Finlandia (577) y Noruega (564), quienes están por encima de la media internacional En esta evaluación internacional participaron países como Bélgica, Bulgaria, China Taipéi, Chile, Colombia, Croacia, Dinamarca, Eslovenia, Estonia, Finlandia, Holanda, Italia, Letonia, Lituania, Malta, México, Noruega, Perú, República Dominicana, Rusia y Suecia
En 2015 la Economía Naranja, generoó 1,9 millones de empleos en América Latina y El Caribe, e ingresos por 124.000 millones de dólares. Se estima que para 2020 la creatividad será la tercera habilidad más demandada por las empresas a la hora de seleccionar a sus empleados. La mayoría de las startups de la región persiguen producir un alto impacto social y económico innovando en sectores tradicionales como la salud, educación y transporte.
Un informe destaca 50 de los 300 emprendimientos innovadores de mayor impacto social en la región, agrupados según los 8 sectores principales de las ICC: Arquitectura, Artesanía, Diseño, Medios, Moda, Música, Servicios Creativos y Software/Plataformas Digitales, en 12 países: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Jamaica, México, Perú y República Dominicana. A la vez que también describe las tendencias más destacadas de estos 8 sectores.


Proyectos innovadores en AmericaLatina


Moda y diseño: Pietà Project (Perú)
Un programa de reinserción social a personas privadas de libertad por medio de la moda y la confección de textiles. Tres cárceles de Lima formaron parte de Proyecto, un emprendimiento creado en 2012 por el francés Thomas Jacob, exdiseñador de la casa de modas francesa Chanel.
Pietà es una marca de ropa hecha y diseñada por alrededor de 40 reclusos en la capital peruana, donde cada prenda es única, numerada y lleva el nombre de quien la confeccionó. Además de formar parte de todo el proceso creativo y de confección, los internos reciben un salario, que les ayuda a mantener a sus familias y enviar dinero a sus casas mientras cumplen su condena.
Agua y saneamiento: IslaUrbana (México)
Estrés hídrico : Ese es el diagnóstico que diversas organizaciones mexicanas e internacionales han dado a la Ciudad de México, dada la crisis acuífera que vive actualmente. Con más de 21 millones de habitantes, la capital mexicana se ha visto afectada por la sobreexplotación de sus recursos acuíferos subterráneos, como también por la captura de agua desde cuencas hidrográficas a 150 kilómetros de la ciudad. Más de 250,000 personas no cuentan con conexión a la red de agua potable, y millones tienen un servicio intermitente.
Captando agua de lluvia, este emprendimiento mexicano crea sistemas de captación y filtrado de agua pluvial, especialmente enfocado a poblaciones que están marginadas de la red de agua potable.
NotCo,
un emprendimiento chileno que usa tecnologías de inteligencia artificial para desarrollar alimentos a partir de plantas y vegetales. Fue fundada en 2015 por tres chilenos con la meta de hacer sostenibles los hábitos alimenticios de los consumidores. Con la ayuda de un algoritmo que identifica las moléculas de los alimentos y genera sabores idénticos.
Alegra Una plataforma abierta y asequible que ayuda a organizar las finanzas, flujos de entrada y salida, facturas y órdenes de compra de una empresa. Fundada por dos colombianos que, en enero de 2012, lanzaron la primera versión de este software para pequeñas y medianas empresas en Colombia.
Alegra

está disponible para pymes instaladas en Chile, Costa Rica, España, Estados Unidos, México, Panamá, Perú, República Dominicana y Colombia, con miras a expandirse a otros mercados de América Latina.En 2017, ya superaba las 100.000 empresas registradas a lo largo de la región. está disponible en versiones optimizadas para móvil y web, y puede ser usada de forma gratuita por 30 días a modo de prueba, mientras que los planes completos van desde los 25 a 75 dólares por mes.
HandTalk,
Una tecnología para incluir a las personas con discapacidad auditiva. Un brasileño la creo en 2012, una aplicación disponible para celulares y escritorio que traduce el lenguaje escrito u oral a LIBRAS, el lenguaje de señas de Brasil. La aplicación tiene a Hugo como protagonista, un personaje en 3D sirve de traductor automático, y su vocabulario se actualiza constantemente gracias a una asociación que existe entre el Ministerio de E (Brasil).
HandTalk ha sido descargada más de un millón de veces, y procesa casi 6 millones de traducciones al mes. Fue premiada como la mejor app social por las Naciones Unidas en 2013. Tenorio, su creador fue elegido dentro del listado de los 35 innovadores menores de 35 años más destacados por el prestigioso Massachusetts Institute of Technology (MIT) de Estados Unidos.
ZACUA COUPE (MÉXICO)
Primer coche eléctrico elaborado al 100% en México. Zacua, que ha sido creado por la empresa Motores Limpios SAPI, que permite una autonomía de 160 kilómetros después de ser cargado durante ocho horas. Ideado fundamentalmente para el tránsito urbano y con la idea de incentivar la movilización “cero emisiones”, este coche puede alcanzar una velocidad de 95 kilómetros por hora. tiene motorización completamente eléctrica, desarrollada por la empresa Dynamic Technological Alliance con un diseño de la firma francesa Chatenet. Cuenta con teléfono integrado, internet, acceso a correo electrónico y redes sociales.
CLIC EDUCA (CHILE)
Promueve un aprendizaje significativo logrado a partir de la emoción. Su oferta está basada en un paquete de recursos con actividades multimedia e interactivas que permiten al docente presentar a sus estudiantes materiales diferentes e innovadores. Recibe un “feedback” instantáneo que permitirá al alumno corregir, mejorar o fortalecer su programa. Permite que cada docente pueda crear su propio software educativo a medida con las herramientas disponibles. Este puede ser adaptado a todo tipo de necesidades educativas, e incluso permite crear programas inclusivos para estudiantes con capacidades diferentes.
EMITI ( MÉXICO)
Emiti es una empresa originaria de Guadalajara, Jalisco, que ha ideado un reloj inteligente con el fin de cuidar de los adultos mayores, monitorear su salud física y actuar de forma rápida y automática ante una emergencia médica. La compañía mexicana no se encarga únicamente de la producción y distribución de estos artefactos sino que entiende su producto como una propuesta global que incluye un servicio de asistencia y cuidado en funcionamiento las 24 horas, con el fin de detectar si el usuario ha sufrido algún accidente o cualquier otra incidencia.
BABYBE (CHILE/ALEMANIA)
BabyBe es una empresa chilena que ha desarrollado una tecnología para acortar las estancias en el hospital de bebés prematuros y lograr que las mujeres se sientan activamente como madres desde el momento en que nacen sus bebés. Para ello, ha creado un sistema que mide el movimiento de los pulmones y los latidos del corazón de la madre y lo transforma en una experiencia sensorial para el bebé, reduciendo el estrés que sienten y ayudando a su desarrollo y recuerdos tempranos.
SENSORBOX (BRASIL)
SensorBox es una startup brasileña de IoT que usa tecnología basada en la nube para monitorear, predecir y reportar problemas con la red eléctrica para salvar a las empresas de grandes pérdidas económicas debido a cortes de energía.